08 novembro 2009

Fisiopatologia II 1ro parcial

Temas retirados dos livros de Medicina Interna de; Harrison, Farrerras, Masson; Manual Merck y otros     


      1.      DISNEA
2.      EXPECTORACIÓN
3.      TOS 1 y 2
4.      BRONQUIOLITIS
5.      ALVEOLITIS
6.      PNEUMONÍA
7.      ASMA
8.      DERRAME PLEURAL
9.      BRONQUIECTASIA
10.  BRONQUITIS
11.  TROMBOEMBOLIA PULMONAR


1.  DISNEA
Es el síntoma respiratorio más frecuente y, muchas veces, es la única traducción clínica de múltiples enfermedades cardiorrespiratorias.
Puede ser definida como la necesidad consciente o no, de aumentar el trabajo respiratorio, resultando en un esfuerzo muscular mayor del normalmente necesario para producir ventilación e intercambios gaseosos satisfactorios.
En condiciones normales, el mecanismo ventilatorio no es percibido, a no ser cuando, voluntariamente, se dirige la atención a la respiración. El “patrón individual” de respiración (frecuencia, amplitud y ritmo) sería, pues, una función inconsciente.
El “conocimiento” de la dificultad respiratoria es condición básica en la definición de disnea subjetiva. Individuos normales, después de grandes esfuerzos, aumentan la frecuencia y la amplitud respiratorias, llegando a utilizar todo el volumen de reserva inspiratoria, sin se que se quejen de disnea.. En estos casos la sensación correspondiente al esfuerzo muscular aumentado no llega a ser percibida como incapacidad de ventilar satisfactoriamente. Evidentemente ello está relacionado con la costumbre de someter a esfuerzos de determinada intensidad.
Por otro lado, la disnea implica falta de “saciedad” respiratoria, persistiendo la necesidad de aumentar el esfuerzo después de cada movimiento inspiratorio.
Se han formulado múltiples teorías en el intento de explicar el defecto fisiológico responsable de la sensación incómoda. Campbell cree que es la desproporción entre el esfuerzo muscular realizado y el nivel de ventilación efectivamente producido. Otros llegan a postular que debe atribuirse a las alteraciones del tono muscular de los músculos respiratorios; la desproporción entre tensión muscular requerida y la longitud de las fibras sería la responsable de la sensación de “no saciedad” ventilatoria. Widdicombe, estudiando receptores pulmonares, cree que sería la “irritación” de estos receptores que, por un mecanismo reflejo, produciría hiperpnea y broncocosntricción, responsable de la disnea.
Sin duda persistimos en el terreno hipotético y el mecanismo básico es aún desconocido y no ha sido explicado.
Como la sensación de disnea es función cortical, también es pasible de ser influida por múltiples factores personales y ambientales. Una de las causas más frecuentes del síntoma es la ansiedad, responsable de un tipo especial de disnea inspiratoria, con suspiros vinculada con perturbaciones emocionales y psiconeuróticas, motico por el cual se la denomina psicogénica o “neurogénica”.
Cuando la disnea traduce lesión orgánica es más o menos proporcional a la extensión y evolución de la enfermedad, en cada caso determinado, considerándose aisladamente el trastorno. En otras palabras, una cierta alteración anatómica causa mayor o menor trastorno respiratorio en proporción con su extensión.
Por lo tanto, las pruebas de la función respiratoria adquieren gran importancia para la evaluación del compromiso de la misma causado por la enfermedad en estudio y relacionado con el grado de disnea. Se deben evaluar: la ventilación, distribución, perfusión, relación ventilación-perfusión y difusión. Los índices de velocidad espiratoria forzada, ventilación máxima voluntaria (MBC) y los estudios funcionales durante el esfuerzo y después del mismo revisten especial interés.
En el caso de que las pruebas funcionales resulten normales, la disnea debe estar relacionada con uno o vario de los siguientes factores:
a) Ansiedad.
b) Debilidad muscular.
c) Sensibilidad anormal de los receptores pulmonares.
Algunas veces la disnea es un mecanismo compensatorio de alteraciones de trasporte de gases en la sangre o de desequilibrios acidobásicos:
a) Hipoxia, generalmente relacionada con anemia.
b) Acidosis metabólica.
Cuando está relacionada con enfermedad orgánica, corresponde a uno de los siguientes tipos:
a) Enfermedades ventilatorias: síndromes obstructivos o restrictivos.
b) Enfermedades de perfusión, incluyendo estasis pulmonar.
c) Enfermedades de desequilibrio ventilación/perfusión.
d) Enfermedades de la difusión.
Autor: Dr. OSCAR F. CANSECO F.

2.  EXPECTORACIÓN
SECRECIÓN BRONQUIAL Y EXPECTORACIÓN
Normalmente son eliminados cerca de 150 ml. de material producido en el interior de los bronquios por sus células de revestimiento, en 24 horas.
La secreción bronquial está constituida por moco, agua, pequeña cantidad de proteínas, algunas células de descamación y macrófagos.
En condiciones de perfecta salud el volumen mencionado de secreción es eliminado, principalmente por el movimiento ciliar de las células de la mucosa bronquial y tráquea, siendo llevada hasta la faringe, donde es deglutido.
Cuando está alterada cualitativa y/o cuantitativamente, la secreción bronquial necesita de la tos, que se convierte así en su principal mecanismo de eliminación.
EXPECTORACIÓN
Expectoración es la eliminación, por medio de la tos, de material contenido en el interior del árbol respiratorio. En esta definición incluimos no solo la eliminación de la secreción bronquial alterada en volumen y cualidad, sino también de otras sustancias. Los componentes de la expectoración son extremadamente variables. En las bronquitis y bronquiectasias son eliminados moco y pus. En el edema agudo de pulmón, líquido seroso (pudiendo ser hemorrágico) que fue anteriormente trasudado hacia los alvéolos.
La composición de la expectoración determina su color. Amarilla o verdosa en las bronquitis y bronquiectasias; ferruginosa en la neumonía por Klebsiella; blanca o rosada en el edema agudo de pulmón.
La viscosidad de la expectoración asume gran importancia, ya que influye decisivamente en la mayor o menor facilidad de su eliminación y, por lo tanto, en la limpieza y desobstrucción bronquiales. La fluidez del moco depende directamente del estado de hidratación de la mucosa. La relación agua/moco determina la fluidez de la expectoración en los casos de bronquitis y bronquiectasias. En el asma y en la neumonía por Klebsiella, el esputo es muy espeso, observándose lo contrario en el edema agudo de pulmón.
Existen enfermedades capaces de provocar abundante eliminación de líquidos por el árbol respiratorio: edema agudo de pulmón, bronquiectasias y carcinoma bronquiolo-alveolar (poco común).
Es importante promover a la eficaz limpieza bronquial, so pena de facilitar la proliferación bacteriana y la infección broncopulmonar; desde el mismo punto de vista, es posible que la oclusión bronquial cause atelectasia.
La retención de la secreción es factor importante en muchos síndromes obstructivos bronquiales.
Un tipo especial de expectoración es la vómica: eliminación por el árbol bronquial de material, generalmente purulento y anteriormente contenido en cavidades próximas a la red bronquial (pulmones, pleura, mediastino, hígado, espacio subfrénico, etc.). El mecanismo de la vómica es la perforación del árbol bronquial por la progresión del proceso que causó la supuración en la cavidad. La eliminación de éste líquido es, la mayor parte de las veces, súbita, provocando en algunas eventualidades asfixia. A veces la exteriorización se hace lentamente, en forma de espectoración (vómica fraccionada).
Publicado por Dr. Oscar F. Canseco F.

3.      TOS 1
Normalmente el drenaje de las vías aéreas se efectúa por diversos mecanismos asociados:
a) Movimientos ciliares en sentido centrípeto.
b) La mayor velocidad del flujo aéreo en la espiración. En la inspiración los bronquios se dilatan discretamente y, en la espiración, al contrario, se contraen. Estos dos movimientos son responsables del relativo aumento de la velocidad aérea en la fase expulsiva de la respiración.
c) Movimientos peristálticos. Discutibles pero reconocidos por muchos.
d) La tos. Mecanismo reflejo que promueve la expulsión de aire de las vías respiratorias, de forma abrupta. Es, generalmente, mecanismo de defensa con miras a la eliminación del material contenido en el árbol traqueobronquial y, por lo tanto, su desobstrucción. La tos es un signo inespecífico, se trata de un reflejo defensivo y consiste en una espiración brusca, explosiva, que se realiza luego de una inspiración profunda y un breve momento de esfuerzo a glotis cerrada, que culmina con la súbita apertura de la glotis.
La tos es siempre anormal, debido a que no tiene un rol fisiológico en el ciclo respiratorio normal. La tos esta regulada por el Centro Tusigeno situado cerca del centro respiratorio del Bulbo Raquídeo, existe zonas tusígenas principalmente en el Aparato Respiratorio y son:
Mucosa traqueal; Cuerdas vocales de la glotis; Región inteararitinoidea; Mucosa bronquial; Conducto auditivo Externo; Pleura y también el Utero.
ESTÍMULOS.- Los estímulos que actúan el rol de la Tos presentan sus terminaciones en los diferentes órganos de la zona tusigena y pueden ser:.
· Estímulos inflamatorios: Desencadenado por edema o hiperemia de la mucosa, irritación por enxudados en la superficie de la mucosa esa irritación de las terminaciones nerviosas o por contracción de tejido cicatricial, misma que determina tracción de las terminaciones nerviosas.
· Estímulos mecánicos: Es producido por inhalación de partículas, compresión de las vías aéreas y por tensión sobre estas estructuras. Las lesiones por compresión pueden ser divididas en intramurales y extramurales. Entre las extramurales encontramos el aneurisma aortico, granulomas, neoplasias pulmonares y tumores mediastinicos, entre las intramurales tenemos el carcinoma broncogeno, adenoma bronquial, cuerpos extraños y granulomas endobronquiales. La tensión de las vías aéreas es producida por una disminución de la capacidad pulmonar como ejemplo la atelectasia.
· Estimulo químico: Este tipo de estímulos puede ser originado por la inhalación de gases irritantes, cloro, fisgonee, sulfuro de dicloroetilo y otros más. El humo del tabaco irrita la mucosa respiratoria por su composición química.
· Estimulo térmico: El aire caliente o muy frío puede ser de estimulo para la tos, acontece mas frecuentemente sobre el árbol traqueorespiratorio con bases patológicas.
· Estimulo psicógeno: Se observa en paciente con alguna patología o en pacientes sanos donde constituye un mecanismo para liberar tensiones nerviosas o situaciones embarazosas.
MECANISMO DE LA TOS. La Tos como un reflejo de defensa presenta un estimulo, una vía aferente que va al Centro Tusigeno y una vía eferente que parte del Centro Tusigeno a los órganos encargados de hacer toser el individuo.
La tos presenta 3 fases distintas, la inspiratoria, la compresiva y la expulsiva, caracterizada de la seguinte forma: va existir un estimulo que va estimular los receptores sensoriales del Trigémino, Glosofaringeo, Vago y N. Laringeo superior, dependiendo de la zona tusigena que es estimulada, van enviar un mensaje al Centro Tusigeno en el Bulbo, el Bulbo envía un mensaje en respuesta al estimulo a través de los nervios Laringeo superior, el frenico y los raquídeos, consisten en: existe una inspiración (1° fase) donde el aire entra a los pulmones antes de la tos, va haber una fase de compresión (2° fase) donde hay contracción de los músculos toracoabdominales por los Nervios raquídeos y con la glotis cerrada por el Nervio Laringeo inferior, inmediatamente después existe la fase expulsiva (3° fase) donde se eleva el paladar para cerrar la comunicación con las fosas nasales y la súbita apertura de la glotis seguida por la descompresión abrupta del aire intratoracico también por contracción brusca del diafragma por el N. Frenico
Es importante saber que en la tos existe un juego de presiones positiva y negativas intraroracicas, estos va ocasionar trastornos sobre la circulación del corazón y de los grandes vasos, por ejemplo una presión intratoracica positiva alta impide la entrada de sangre en la aurícula derecha y esto va ocasionar en la fase compresiva de la tos cianosis facial ingugitacion de las venas faciales en no poder vaciar su contenido en la aurícula derecha y alteraciones en la presión del Liquido Cefalorraquideo con esto cambios de presión intratorácicas.
TIPOS DE TOS
· Tos seca: Característica de la bronquitis catarral simple y de la pleuritis, es una tos clara.
· Tos apagada: Es débil, de viejo, es dado por la paresia de la musculatura respiratoria, sobre todo a causa de polio en los jóvenes.
· Tos quintinosa: Se caracteriza por tener 5 o más accesos de tos que termina con una inspiración prolongada y sibilante (en reprise o gatillo) y elimina una expectoración filante y espesa que puede causar vómitos. Llamada también de tos de ahogo.
· Tos coqueluchoide: Es similar la quintinosa pero no es productiva, es menos intensa y menos duradera y se presenta en síndrome mediastinicos por compresión del vago por tumores o procesos inflamatorios en el vago.
· Tos ronca: Es intensa y grave, similar al ladrido de un perro (tos perruna). Es propia de la laringitis o traqueolaringitis aguda.
· Tos afónica: Se caracteriza por ser de tono bajo y se debe a lesiones inflamatorias o neoplasicas o destructivas de las cuerdas vocales.
· Tos bitonal: Es la tos con dos tonos de sonidos, debido a la parálisis de una cuerda vocal que vibra con diferente sonidos que la otra. Puede ser producido por el aneurisma del cayado de la aorta, tumores mediastinicos que comprometen el nervio recurrente.
COMPLICACIONES. La tos lleva dos complicaciones importantes:
· Fractura de Costilla: En el punto de esfuerzo mecánico máximo, a menudo del tercio medio de las costillas. Tiene mayor incidencia en pacientes con enfermedades óseas, como mieloma múltiple, carcinoma metastásico y osteoporosis senil. La bronquitis crónica puede acompañarse de fracturas benignas por el esfuerzo continuo de la tos.
· Síncope por tos: Rara pero importante, la causa es la isquemia cerebral debido a dos mecanismos: 1. Conforme la presión intratoracica excede la presión arterial, se impide que la sangre entre en la bóveda craneana por las presiones seren iguales. 2. Al producir la tos presiones intratoracicas altas se impide que la sangre fluya a la aurícula derecha, de esta manera, al disminuir la precarga, disminuye el gasto cardiaco lo que conduce a isquemia cerebral y posteriormente síncope.
Publicado por Dr. Oscar F. Canseco F.

TOS 2
Toser es una forma importante de mantener la garganta y las vías respiratorias limpias o permeables. Sin embargo, una tos excesiva puede significar que existe una enfermedad o trastorno subyacente.
Algunas veces, la tos puede ser seca, mientras que otras veces se considera productiva, en la cual se expulsa moco, también llamado flema o esputo.
La tos puede ser aguda o crónica:
       Tos aguda: generalmente comienza de manera repentina; a menudo se debe a un resfriado, una gripe o una infección sinusal y por lo general desaparece después de dos a tres semanas.
       Tos crónica: dura más de dos o tres semanas.

 Causas comunes
Además de infecciones recientes de las vías respiratorias, tales como el resfriado común y la gripe, otras causas comunes de la tos abarcan:
       El asma y las alergias
       Las infecciones pulmonares como la neumonía o bronquitis aguda
       La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (enfisema o bronquitis crónica)
      Sinusitis que lleva a un goteo retronasal  
       Enfermedad pulmonar como bronquiectasia , enfermedad pulmonar intersticial o tumores
       Enfermedad por reflujo gastroesofágico
       Consumo de cigarrillo
       Tabaquismo pasivo
       Exposición a contaminantes del aire
       Inhibidores ECA (medicamentos utilizados para controlar la presión arterial)


Cuidados en el hogar
Aunque la tos puede ser un síntoma problemático, generalmente es la forma de curación del cuerpo. A continuación se presentan algunos consejos para ayudar a aliviar la tos:
       Si la persona tiene tos seca con cosquilleo, puede probar con pastillas para la tos o caramelos duros, pero estos NUNCA se deben dar a niños menores de tres años porque pueden provocar ahogamiento.
       Utilizar un vaporizador o tomar una ducha de vapor. Ambas cosas incrementan la humedad en el aire y pueden ayudar a aliviar una garganta seca.
       Tomar muchos líquidos, ya que éstos ayudan a diluir el moco en la garganta y facilitan la expectoración.
NOTA: expertos médicos han desaconsejado el uso de medicamentos para la tos y los resfriados en niños menores de 6 años. La persona debe hablar con el médico antes de que su hijo tome cualquier tipo de antitusígeno de venta libre, incluso si éste viene etiquetado para los niños. Estos medicamentos probablemente no van a funcionar con los niños y pueden tener efectos secundarios graves.
Los medicamentos que pueden adquirirse sin receta médica incluyen:
       Guayafenesina que ayuda a disolver el moco. Se deben ingerir grandes cantidades de líquido con este medicamento.
       Descongestionantes que ayudan a resolver la rinorrea y aliviar el goteo retronasal. Sin embargo, estos medicamentos NO se deben administrar a niños menores de seis años, a menos que el médico lo haya indicado específicamente. De igual modo, las personas hipertensas no deben tomar descongestionantes.
Para las infecciones virales, como el resfriado o la gripe, no se debe esperar que el médico prescriba antibióticos, ya que éstos no surten efecto con los virus ni tampoco ayudan a aliviar la tos a causa de las alergias.
Se debe llamar al médico si
Se debe llamar al número local de emergencia (como el 911 en los Estados Unidos) si la persona presenta: 
       Respiración entrecortada o dificultad respiratoria
       Ronchas o hinchazón de la cara o garganta con dificultad para tragar
Es importante contactar al médico inmediatamente si se presenta:
       Una tos violenta que comienza de forma repentina
       Un sonido agudo (llamado estridor) al inhalar
       Expectoración con sangre
       Fiebre, que puede indicar una infección bacterial que requiere antibióticos.
       Tos en un niño menor de tres meses
       Una flema espesa, maloliente, verde-amarillenta que también puede indicar una infección bacteriana.
       Antecedentes de enfermedades del corazón, hinchazón en las piernas o la tos empeora al acostarse, lo cual puede indicar una insuficiencia cardiaca congestiva - ICC
       Haber estado en contacto con una persona con tuberculosis.
       Pérdida de peso involuntaria y sudoración nocturna que también pueden indicar tuberculosis.
       La tos dura más de 10 a 14 días.
Lo que se puede esperar en el consultorio médico
En los casos de emergencia, primero se debe tratar al paciente para estabilizar su estado y, una vez que se logre, el médico le hará preguntas acerca de la tos, incluyendo las siguientes:
       ¿Está expectorando sangre? (¿Cuánto? ¿Con qué frecuencia?)
       ¿Hay producción de moco/esputo al toser? ¿Cuál es la apariencia del esputo? ¿Es espeso y difícil de expulsar? ¿Cuánto se produce al día?
       ¿La tos es fuerte? ¿Es seca?
       ¿Suena como los chillidos que emite una foca?
       ¿Cuál es el patrón de la tos? ¿Comenzó de repente? ¿Se ha incrementado recientemente? ¿Es peor en la noche? ¿Es peor al levantarse por la mañana?
       ¿Cuánto ha durado?
       ¿Empeora al acostarse sobre un costado?
       ¿Se presentan accesos periódicos repentinos de tos acompañados con náuseas y vómitos?
       ¿Qué otros síntomas están presentes?
En el examen físico se deberá prestar especial atención a los oídos, nariz, garganta y tórax.
Los exámenes de diagnóstico que pueden realizarse son:
    Broncoscopia
    Gammagrafia pulmonar
    Pruebas de la función pulmonar
    Analisis de esputo (si la tos produce esputo)
    Radiografia toracica
Prevención
       No fumar y evitar el tabaquismo pasivo.
       Si la persona tiene alergias estacionales, como fiebre del heno, debe permanecer en lugares cerrados durante esos días o estaciones cuando los alergenos de transmisión aérea están más activos y, de ser posible, mantener las ventanas cerradas y usar aire acondicionado. Asimismo, se deben evitar los ventiladores que aspiran aire desde los espacios exteriores y se recomienda lavar y cambiar las ropas después de permanecer en áreas al aire libre.
       Si la persona tiene alergias todo el año, se aconseja cubrir las almohadas y el colchón con sábanas que protejan contra los ácaros del polvo, utilizar un purificador de aire, así como evitar mascotas y otros desencadenantes.

4. BRONQUIOLITIS
Se ha descrito como una enfermedad aguda, contagiosa y autolimitada, donde hay una inflamación del tracto respiratorio inferior, específicamente los bronquiolos y, que afecta principalmente a niños menores de 2 años edad. Tiene su mayor incidencia en el grupo etario de 2 a 8 meses y, en los meses de invierno, aunque puede presentarse durante todo el año.
 Según el CDC de Atlanta y confirmado por Langley y col. en Canadá, en los últimos años ha tenido un aumento en la incidencia y un aumento considerable de las hospitalizaciones, siendo el 51% de los casos < de 6 meses y 81% < de 1 año de edad. Se estima que en los Estados Unidos se hospitalizan aproximadamente 100.000 niños/año con bronquiolitis, lo cual  tiene un costo aproximado de 300 millones de dólares.
 Etiología: Entre el 60 y 90% de los niños con bronquiolitis tienen al Virus Sincitial Respiratorio como patógeno primario, el resto es causado por otros virus como el parainfluenza, adenovirus, influenza y rhinovirus. El Mycoplama neumoniae también puede causar una enfermedad similar.
 Patogenia y Fisiopatología: La bronquiolitis se caracteriza por una obstrucción de los bronquiolos debido al edema, acumulo de moco, detritus celulares y por la invasión del virus a las ramas bronquiales mas pequeñas. El virus afecta el sistema respiratorio principalmente por colonización viral y replicación en la mucosa bronquial, hay necrosis de células ciliadas y una proliferación de células no ciliadas (linfocitos, células del plasma y, macrófagos) en el área peribronquial. El resultado es una obstrucción de la vía aérea periférica.
 La respuesta del pulmón a estos factores, es una capacidad residual funcional aumentada, disminución de la compliance pulmonar, aumenta la resistencia de las vías aéreas y un espacio muerto aumentado. Todo esto lleva a un aumento del trabajo respiratorio, debido a las alteraciones en el intercambio gaseoso secundario a la obstrucción de la vía aérea y atelectasias. Hay alteración de la ventilación – perfusión lo cual lleva a una hipoxemia que ocurre en etapas tempranas del cuadro clínico, la hipercapnia normalmente no ocurre hasta que la FR excede 60/min.
 Manifestaciones clínicas: La mayoría de los niños tiene antecedentes de una infección del tracto respiratorio superior de 1 a 4 días de evolución, caracterizada por congestión nasal, rinorrea hialina, estornudos, fiebre y disminución del apetito. Al examen físico se encuentra dificultad respiratoria dada por taquipnea, FR entre 60 y 80/min, a menudo quejido respiratorio, tiraje intercostal, subcostal y aleteo nasal, en algunas oportunidades no son tan marcadas las retracciones, por la distensión persistente de los pulmones por el atrapamiento de aire, en algunos pacientes se puede palpar el hígado y el bazo por la depresión que causan los pulmones hiperinsuflados, pueden auscultarse crepitantes finos al final de la inspiración y al inicio de la expiración, en los casos muy severos podemos encontrar un silencio respiratorio y cianosis.
 La radiología nos muestra unos pulmones hiperinsuflados, con herniación pleural y un diámetro anteroposterior aumentado en la proyección lateral, se pueden observar àreas de consolidación producidas por atelectasias en un 30 % de los pacientes.
Diagnóstico Diferencial:
· Asma Bronquial
· Miocarditis
· Aspiración de cuerpo extraño
· Pertusis
· Fibrosis quistica
· Intoxicación por organofosforados
· Insuficiencia cardíaca congestiva
· Neumonía por Chlamydia y Mycoplasma
· Malformaciones anatómicas
Tratamiento
Se puede dividir el tratamiento, por razones pedagógicas en:
1. Tratamiento de sostén
2. Movilización de secreciones
3. Broncodilatadores
4. Glucocorticoides
5. Preventivo
6. Antivirales.


5.      ALVEOLITIS

Alveolitis; Enfermedad pulmonar parenquimatosa difusa; Alveolitis fibrosante criptógena; Neumonitis pulmonar idiopática
Definición
Grupo de trastornos caracterizados por la inflamación y cicatrización eventual de los tejidos pulmonares profundos que provocan una dificultad respiratoria.
Causas, incidencia y factores de riesgo
Las enfermedades pulmonares intersticiales son un grupo de afecciones causadas por la inflamación y cicatrización de los alvéolos (sacos de aire) y sus estructuras de soporte (el intersticio). Esto lleva a la reducción en los niveles de oxígeno en la sangre.
Existen docenas de causas diferentes de las enfermedades pulmonares intersticiales y los sistemas de clasificación a menudo son confusos. De hecho, muchos expertos no se ponen de acuerdo sobre la mejor clasificación de estas afecciones.
Las enfermedades pulmonares intersticiales se pueden dividir en dos grandes grupos:
       Las que no tienen causa conocida (enfermedades pulmonares intersticiales idiopáticas)
       Las que tienen una causa identificable
Una clasificación reciente de estas enfermedades incluye las siguientes subclases:
       Fibrosis pulmonar idiopática/neumonitis intersticial usual (IPF/UIP)
       Neumonitis intersticial inespecífica (NSIP)
       Neumonitis intersticial aguda (AIP)
Muchas toxinas ocupacionales, como el polvo de sílice (arena), las fibras de asbesto, el polvo del carbón y el polvo del algodón pueden causar la enfermedad pulmonar intersticial. A las personas que trabajan en industrias con una alta exposición a las causas conocidas de la enfermedad pulmonar ocupacional (por ejemplo, los mineros, los chorreadores de arena, los trabajadores de barcos) generalmente se las somete a un examen rutinario para detectar enfermedad pulmonar.
En ocasiones, el hecho de tener pájaros como mascotas o bañarse en tinas calientes también causa algunas formas de esta enfermedad.
Muchas enfermedades del tejido conectivo, como artritis reumatoidea, esclerodermia y lupus, pueden causar la enfermedad pulmonar intersticial. La sarcoidosis es una dolencia relativamente común que a menudo también causa esta enfermedad.
Es posible que algunos medicamentos, como bleomicina, amiodarona y metotrexato, sean la causa de esta enfermedad.
Los factores de riesgo, las predisposiciones genéticas y la incidencia de esta enfermedad dependen del trastorno específico que se considere. Por ejemplo, la sarcoidosis es relativamente común en algunos grupos étnicos (afroamericanos), mientras que la fibrosis pulmonar idiopática es muy rara.
El consumo de cigarrillo puede aumentar el riesgo de desarrollo de algunas formas de la enfermedad pulmonar intersticial y puede igualmente empeorarla.
Síntomas
    Dicultad respiratoria en reposo o con esfuerzo
       Disminución de la tolerancia a la actividad
       Tos seca
Signos y exámenes
       Cianosis (coloración azulada de los labios, piel y uñas debido a los niveles bajos de oxígeno en la sangre)
       Agrandamiento anormal de las yemas de los dedos (dedos en palillos de tambor)
      Sonidos respiratorios secos y crepitantes al practicar un examen de tórax con estetoscopio (auscultación)
      Aleteo nasal
      Respiración rápida
Se pueden ordenar los siguientes exámenes:
        Radiografia de torax
       TC de tórax de alta resolución
      Pruebas de la función pulmonar
       Medición del nivel de oxígeno en la sangre en reposo o durante el ejercicio
       Exámenes de sangre para evaluar las enfermedades del tejido conectivo
       Broncoscopia con biopisia transbronquial
      Biopsia de pulmón
Tratamiento
El tratamiento depende de la causa subyacente de la enfermedad. Con mucha frecuencia, se administran medicamentos anti-inflamatorios como los corticosteroides o los medicamentos inmunosupresores. En caso de que no haya un tratamiento específico para el trastorno subyacente, se recomienda la terapia de apoyo, como por ejemplo, se prescribe la utilización de oxígeno suplementario para personas con bajos niveles de oxígeno en la sangre. La rehabilitación pulmonar puede ayudar a la gente a combatir el debilitamiento que acompaña la enfermedad pulmonar intersticial avanzada.
Se debe restringir la exposición a los agentes conocidos causantes de laenfermedad pulmonar, como ciertos polvos, gases, humos, vapores, medicamentos y radiación. El hecho de dejar el hábito de fumar puede reducir el progreso de la enfermedad pulmonar intersticial existente.
En algunos pacientes con esta enfermedad en estado avanzado se puede indicar el trasplante de pulmón.
Grupos de apoyo
El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar a menudo al participar en un grupo de apoyo, en el que los integrantes comparten experiencias y problemas en común.
Pronóstico
Las posibilidades de recuperación o progreso de la enfermedad dependen de la causa subyacente que la produjo.
Complicaciones
      Hipoxemia
   Hipertensión pulmonar
   Insuficiencia Cardiaca Derecha (cor pulmonale)
      Insuficiencia respiratoria
Situaciones que requieren asistencia médica
Se debe buscar asistencia médica si se presenta una dificultad respiratoria de cualquier duración mientras se está en reposo.
Prevención
Se debe evitar la exposición a los agentes conocidos causantes de las enfermedades pulmonares.

6.      PNEUMONÍA
Es una afección respiratoria en la cual hay inflamación del pulmón.
La neumonía extrahospitalaria se refiere a la neumonía en personas que no hayan estado recientemente en el hospital u otro centro de atención en salud (clínica particular, centro de rehabilitación).
Causas
Los gérmenes llamados bacterias, virus y hongos pueden causar la neumonía.
Las formas como usted puede contraer esta enfermedad abarcan:
       Las bacterias y virus que viven en la nariz, los senos paranasales o la boca pueden propagarse a los pulmones.
       Usted puede inhalar algunos de estos gérmenes directamente hacia sus pulmones.
       Usted inhala alimento, líquidos, vómito o secreciones desde la boca hacia los pulmones (neumonía por aspiración)
La neumonía causada por bacterias tiende a ser la más grave. En los adultos, las bacterias son la causa más común de neumonía.
       El germen causante de neumonía más común en adultos es el Streptococcus pneumoniae (neumococo).
       La neumonía atípica, con frecuencia llamada neumonía errante, es causada por bacterias tales como Legionella pneumophila, Mycoplasma pneumoniae y Chlamydophila pneumoniae.
       La neumonía por Pneumocystis jiroveci algunas veces se ve en personas cuyo sistema inmunitario está alterado (debido al SIDA o a ciertos medicamentos que inhiben el sistema inmunitario).
       Staphylococcus aureus, Moraxella catarrhalis, Streptococcus pyogenes, Neisseria meningitidis, Klebsiella pneumoniae o Haemophilus influenzae son otras bacterias que pueden causar neumonía.
       La tuberculosis puede causar neumonía en algunas personas, sobre todo aquéllas con un sistema inmunitario débil.
Los virus también son una causa frecuente de neumonía, sobre todo en bebés y niños pequeños.
Los factores de riesgo (afecciones que aumentan las probabilidades de contraer neumonía) abarcan:
       Fumar cigarrillo
       Infección viral respiratoria reciente (resfriado comúnlaringitis, gripe)
       Disfagia (debido a accidente cerebrovascular, demencia, mal de Parkinson)
       Enfermedad pulmonar crónica (EPOC, bronquiectasia, fibrosis quistica)
       Paralisis cerebral
       Otras enfermedades graves, tales como cardiopatia, cirrosis hepática o diabetes mellitus
       Vivir en un asilo para ancianos
       Alteración de la conciencia (pérdida de la función cerebral debido a demencia, accidente cerebrovascular u otros trastornos neurológicos)
       Cirugía o traumatismo reciente
       Problema del sistema inmunitario
Síntomas
Los síntomas más comunes de neumonía son:
      Tos (con algunas neumonías usted puede expectorar una mucosidad amarillenta o verdosa o incluso  moco con sangre
       Fiebre que puede ser leve o alta
       Escalofríos con temblores
       Dificultad para respirar (puede únicamente ocurrir cuando sube escalas)
Los síntomas adicionales abarcan:
       Dolor torácico agudo o punzante que empeora cuando usted respira profundamente o tose
       Dolor de cabeza
       Sudoración excesiva y piel pegajosa
      Inapetencia, baja energía y fatiga
    Confusión, especialmente en las personas de mayor edad
Pruebas y exámenes
Si usted tiene neumonía, es posible que esté haciendo un esfuerzo para respirar o que esté respirando rápido.
Las crepitaciones se escuchan al auscultar el tórax con el estetoscopio. También se pueden escuchar otros ruidos respiratorios anormales a través del estetoscopio o a través de una percusión (dar golpecitos con los dedos sobre la pared torácica).
El médico probablemente ordenará una radiografía del tórax si tiene sospechas de neumonía.
Algunos pacientes pueden necesitar otros exámenes, como:
      Conteo sanguineo completo para verificar el conteo de glóbulos blancos
    Gasometria arterial para ver si está llegando suficiente oxígeno a la sangre en los pulmones
    Tomografia computarizada del torax
    Tinción de Gram y cultivo de esputo para buscar el organismo causante de los síntomas
    Cultivo de liquido pleural si hay presencia de líquido en el espacio que rodea los pulmones
Tratamiento
El médico debe decidir primero si usted necesita o no estar en el hospital. Si usted recibe tratamiento en el hospital, recibirá líquidos y antibióticos por vía intravenosa, oxigenoterapia y posiblemente tratamientos respiratorios. Es muy importante que los antibióticos se empiecen poco después de ingresar al hospital.
Usted tiene mayor probabilidad de ser hospitalizado si:
       Tiene otro problema médico serio
       Tiene síntomas severos
       Es incapaz de cuidar de sí mismo en casa o es incapaz de comer o beber
       Es un niño pequeño o tiene más de 65 años
       Ha estado tomando antibióticos en casa y no está mejorando
Sin embargo, muchas personas pueden tratarse en casa. Si las bacterias están causando la neumonía, el médico intentará curar la infección con antibióticos. Puede ser difícil para el médico saber si usted tiene una neumonía viral o bacteriana, de manera que puede recibir antibióticos.
Algunas veces, a los pacientes con neumonía leve que por lo demás son sanos se les trata con antibióticos macrólidos orales (azitromicina, claritromicina o eritromicina).
A los pacientes con otras enfermedades serias, como cardiopatía, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o enfisema, nefropatía o diabetes con frecuencia se les administran uno de los siguientes medicamentos:
       Fluoroquinolona (levofloxacina (Levaquin), esparfloxacina (Zagam), gemifloxacina (Factive) o moxifloxacina (Avelox).
       Amoxicilina o amoxicilina-clavulanato en dosis altas más un antibiótico macrólido (azitromicina, claritromicina o eritromicina).
       Antibióticos de cefalosporina (por ejemplo, cefuroxima o cefpodoxima) más un macrólido (azitromicina, claritromicina o eritromicina)
Si la causa es un virus, los antibióticos típicos no serán eficaces. Algunas veces, sin embargo, el médico puede usar medicamentos antivirales.
Usted puede tomar estas medidas en el hogar:
       Beber mucho líquido para ayudar a aflojar las secreciones y sacar la flema.
       Descansar mucho. Procure que alguien más realice las tareas domésticas.
       No tomar antitusígenos sin hablar primero con el médico, ya que éstos pueden dificultarle al cuerpo la expectoración del esputo extra.
       Controlar la fiebre con ácido acetilsalicílico (aspirin ), antinflamatorios no esteroides (AINES, tales como ibuprofeno o naproxeno) o paracetamol. No le dé ácido acetilsalicílico a los niños.
Pronóstico
Con tratamiento, la mayoría de los pacientes mejora al cabo de dos semanas. Los pacientes de edad avanzada o débiles pueden necesitar tratamiento por más tiempo.
Las personas que tienen mayor probabilidad de tener neumonía complicada abarcan:
       Adultos mayores o niños muy pequeños
       Personas cuyo sistema inmunitario no trabaja bien
       Personas con otros problemas médicos serios, como diabetes o cirrosis del hígado
Es posible que el médico quiera constatar que la radiografía del tórax vuelva a ser normal después de tomar una tanda de antibióticos. Sin embargo, pueden pasar muchas semanas para que las radiografías se aclaren.
Posibles complicaciones
Las posibles complicaciones abarcan:
       Insuficiencia respiratoria que requiere un respirador o ventilador.
      Empiemas o abscesos pulmonares que son complicaciones de la neumonía poco frecuentes, pero graves. Ocurren cuando se forman cavidades de pus alrededor o dentro del pulmón, y algunas veces pueden requerir drenaje con cirugía.
   Sepsis, una afección en la cual hay hinchazón (inflamación) incontrolable en el cuerpo, lo cual puede llevar a insuficiencia de órganos.
   Sindrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), una forma severa de insuficiencia respiratoria
Cuándo contactar a un profesional médico
Consulte con el médico si presenta:
       Síntomas respiratorios que están empeorando.
       Dificultad para respirar, escalofríos o fiebres persistentes.
       Respiración rápida y con dolor.
       Tos que produce moco sanguinolento o de color mohoso.
       Dolor de pecho que empeora al toser o inhalar.
       Sudores nocturnos o pérdida de peso inexplicable.
       Signos de neumonía y un sistema inmunitario debilitado, como con VIH o quimioterapia.
Es posible que los bebés con neumonía no presenten tos. Llame al médico si el bebé hace ruidos roncos o si el área debajo de la caja torácica se está retrayendo mientras respira.
Prevención
Lávese las manos frecuentemente, en especial después de sonarse la nariz, ir al baño, cambiar pañales y antes de comer o preparar alimentos.
No fume, ya que el tabaco daña la capacidad del pulmón para detener la infección.
Las vacunas pueden ayudar a prevenir la neumonía en los niños, los ancianos y personas con diabetes, asma, enfisema, VIH, cáncer u otras afecciones crónicas:
      Vacuna antineumocócica (Pneumovax, Prevnar) reduce las posibilidades de contraer neumonía a causa del Streptococcus pneumoniae.
   Vacuna antigripalque previene contra la neumonía y otros problemas causados por el virus de la influenza. Se debe administrar anualmente para proteger a la persona contra nuevas cepas virales.
    Vacuna Hib que previene contra la neumonía en niños a causa del Haemophilus influenzae tipo b.
       Una droga llamada Synagis (palivizumab) se administra a algunos niños menores de 24 meses para prevenir neumonía causada por elvirus sincicial respiratorio.
Por otro lado, si usted tiene cáncer o VIH, hable con el médico acerca de las formas adicionales de prevenir la neumonía y otras infecciones.

7.      ASMA
Es un trastorno inflamatorio de las vías respiratorias que causa ataques de sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos.
Causas
El asma es causada por una inflamación de las vías respiratorias. Cuando se presenta un ataque de asma, los músculos que rodean las vías respiratorias se tensionan y el revestimiento de dichas vías aéreas se inflama. Esto reduce la cantidad de aire que puede pasar y puede conducir a que se presenten sonidos sibilantes.
La mayoría de las personas con asma tienen ataques de sibilancias separados por períodos asintomáticos. Algunos pacientes tienen dificultad prolongada para respirar con episodios en que este problema se incrementa, mientras que otros pueden presentar tos como el síntoma predominante. Los ataques de asma pueden durar de minutos a días y se pueden volver peligrosos si se restringe el flujo de aire de manera severa.
En las personas sensibles, los síntomas de asma pueden desencadenarse por la inhalación de sustancias causantes de alergias, llamadas alergenos o desencadenantes.
Los desencadenantes comunes de asma abarcan:
       Animales (caspa o pelaje de mascotas)
       Polvo
       Cambios en el clima (con mayor frecuencia clima frío)
       Químicos en el aire o en los alimentos
       Ejercicio
       Moho
       Polen
       Infecciones respiratorias, como el resfriado común
       Emociones fuertes (estrés)
       Humo del tabaco
El ácido acetilsalicílico (aspirin ) y otros antinflamatorios no esteroides (AINES) provocan asma en algunos pacientes.
Muchas personas con asma tienen antecedentes personales o familiares de alergias, como la fiebre del heno (rinitis alérgica) o eccema, mientras que otros no tienen tales antecedentes.
Síntomas
       Tos con o sin producción de esputo (flema)
    Retracción o tiraje de la piel entre las costillas al respirar (tiraje intercostal)
    Dificultad para respirar que empeora con el ejercicio o la actividad
       Sibilancias:
       episódicas
       pueden empeorar en la noche o en las primeras horas de la mañana
       pueden desaparecer espontáneamente
       mejoran cuando se utilizan medicamentos que dilatan las vías respiratorias (broncodilatadores)
       empeoran al inhalar aire frío
       empeoran con el ejercicio
       empeoran con la acidez gástrica (reflujo)
       por lo general comienzan súbitamente
Síntomas de emergencia:
       Labios y cara de color azulado
       Disminución del nivel de conciencia, como somnolencia severa o confusión, durante un ataque de asma
        Dificultad respiratoria extrema
    Pulso rapido
    Ansiedad intensa debido a la dificultad para respirar
       Sudoración
Otros síntomas que pueden estar asociados con esta enfermedad son:
       Patrón de respiración anormal, en el cual la exhalación se demora más del doble que la inspiración
       Paro respiratorio transitorio
    Dolor toracico
    Aleteo nasal
       Opresión en el pecho
Pruebas y exámenes
Las pruebas para alergias pueden ayudar a identificar los alergenos en personas con asma persistente. Los alergenos comunes abarcan la caspa de mascotas, los ácaros del polvo, los alergenos de las cucarachas, los mohos y los pólenes. Los irritantes respiratorios comunes comprenden el humo del tabaco, la contaminación y los vapores provenientes de la combustión de madera o gasolina.
El médico utilizará un estetoscopio para auscultar los pulmones, con lo cual se pueden escuchar los sonidos relacionados con el asma. Sin embargo, los ruidos pulmonares generalmente son normales entre episodios de asma.
Los exámenes pueden ser:
       Gasometría arterial
       Exámenes de sangre para medir el conteo de eosinófilos (un tipo de glóbulo blanco) y de IgE (un tipo de proteína del sistema inmunitario llamada inmunoglobulina)
      Radiografia de torax
   Pruebas de la funcion pulmonar
       Mediciones del flujo máximo
Tratamiento
El tratamiento tiene como objetivo evitar las sustancias que desencadenan los síntomas y controlar la inflamación de las vías respiratorias. Usted y su médico deben trabajar juntos como equipo para desarrollar y llevar a cabo un plan para eliminar los desencadenantes del asma y vigilar los síntomas.
Existen dos clases básicas de medicamentos para el tratamiento del asma que son:
       Medicamentos de acción prolongada para prevenir ataques
       Medicamentos de alivio rápido para su uso durante un ataque
Los medicamentos de acción prolongada se utilizan regularmente para prevenir ataques y no para tratarlos. Tales medicamentos abarcan:
       Corticosteroides inhalados (como Azmacort, Vanceril, AeroBid, Flovent) que previenen la inflamación
       Inhibidores de leucotrienos (como Singulair y Accolate)
       Broncodilatadores de acción prolongada (como Serevent) que ayudan a abrir las vías respiratorias
       Omilizumab (Xolair) que bloquea una ruta que el sistema inmunitario usa para desencadenar síntomas de asma
       Cromoglicato disódico (Intal) o nedocromilo sódico (Tilade)
       Aminofilina o teofilina (ya no se utilizan tanto como en el pasado)
       Algunas veces, se usa un solo medicamento que combina esteroides y broncodilatadores (Advair, Symbicort)
Los medicamentos de alivio rápido o de rescate se utilizan para aliviar los síntomas durante un ataque y abarcan:
       Broncodilatadores de acción corta (inhaladores), como Proventil, Ventolin, Xopenex y otros
       Los corticosteroides, como metilprednisolona, se pueden administrar directamente dentro de la vena (intravenosos), durante un ataque severo, junto con otros medicamentos inhalados
Las personas con asma leve (ataques poco frecuentes) pueden utilizar los medicamentos de alivio rápido cuando sea necesario. Las personas con asma persistente deben tomar medicamentos de control regularmente para evitar los síntomas. Un ataque severo de asma requiere evaluación médica y puede ser necesaria la hospitalización, administración de oxígeno y medicamentos intravenosos.
Un espirómetro es un dispositivo simple para medir qué tan rápido puede uno sacar el aire de los pulmones y le puede ayudar a uno a ver si se aproxima un ataque, algunas veces, incluso antes de que aparezca cualquier síntoma. Las mediciones del flujo máximo pueden ayudar a mostrar cuándo se necesita un medicamento o cuándo es necesario tomar otra medida. Los valores de flujo máximo de 50 a 80% de la mejor medición personal de un individuo son un signo de un ataque de asma moderado, mientras que los valores por debajo de 50% son una señal de un ataque grave.
Grupos de apoyo
El estrés causado por la enfermedad a menudo se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo, donde los miembros comparten experiencias y problemas en común.
Pronóstico
No existe cura para el asma, aunque los síntomas algunas veces disminuyen con el tiempo. La mayoría de las personas pueden llevar una vida normal con automanejo y tratamiento médico apropiado.
Posibles complicaciones
Las complicaciones del asma pueden ser severas. Algunas son:
       Muerte
       Disminución de la capacidad para hacer ejercicio y tomar parte en otras actividades
       Falta de sueño debido a síntomas nocturnos
       Cambios permanentes en la función pulmonar
       Tos persistente
       Dificultad para respirar que requiere asistencia respiratoria (respirador)
Cuándo contactar a un profesional médico
Solicite una cita con el médico si se presentan síntomas de asma.
Llame al médico o acuda a la sala de urgencias si:
       Un ataque requiere de una dosis de medicamento mayor a la indicada.
       Los síntomas empeoran o no mejoran con el tratamiento.
       Se presenta dificultad respiratoria al hablar.
       La medición del flujo máximo es de 50 a 80 % de la mejor medición personal
Acuda al servicio de urgencias si:
       Se presenta somnolencia o confusión
       Se presenta dificultad respiratoria severa en reposo
       La medición del flujo máximo es menor de 50% de la mejor medición personal
       Tiene dolor torácico intenso
Prevención
Los síntomas de asma se pueden reducir sustancialmente evitando los desencadenantes e irritantes conocidos de las vías respiratorias.
La ropa de cama se puede cubrir con fundas "a prueba de alergias" para reducir la exposición a los ácaros del polvo. Quitar los tapetes de las alcobas y aspirar regularmente también ayuda. Los detergentes y materiales de limpieza en el hogar deben ser sin fragancia.
Mantener los niveles de humedad bajos y arreglar los escapes puede reducir la proliferación de organismos como el moho. Mantenga la casa limpia y conserve los alimentos en recipientes y fuera de los dormitorios. Esto ayuda a reducir la posibilidad de cucarachas, las cuales pueden desencadenar ataques de asma en algunas personas.
Si una persona es alérgica a un animal que no se puede sacar de la casa, éste debe mantenerse fuera de la alcoba del paciente. En las salidas de la calefacción, se puede colocar un material de filtro para atrapar la caspa animal.
Igualmente, eliminar el humo del tabaco es una medida importante que una familia puede tomar para ayudar a un hijo con el asma. Fumar por fuera de la casa no es suficiente. Los miembros de la familia y visitantes que fuman afuera transportan residuos del humo del tabaco hacia adentro en sus ropas y cabello, lo cual puede desencadenar síntomas de asma.
Las personas con asma también deben evitar la contaminación atmosférica, los polvos industriales y otros vapores irritantes tanto como sea posible.
Nombres alternativos
Asma bronquial; Asma inducido por el ejercicio


8.      DERRAME PLEURAL
Es una acumulación de líquido entre las capas de tejido que recubren los pulmones y la cavidad torácica.
Causas, incidencia y factores de riesgo
El cuerpo produce líquido pleural en pequeñas cantidades para lubricar las superficies de la pleura, el tejido delgado que recubre la cavidad torácica y rodea los pulmones. Un derrame pleural es una acumulación anormal y excesiva de este líquido.
Se pueden presentar dos tipos diferentes de derrames:
       Los derrames pleurales trasudativos son causados por líquido que se filtra hacia el espacio pleural, lo cual es provocado por presión elevada o contenido bajo de proteínas en los vasos sanguíneos. La causa más común es la insuficiencia cardiaca congestiva ICC.
       Los derrames pleurales exudativos son el resultado de vasos sanguíneos permeables, causados por inflamación (hinchazón e irritación) de la pleura. Esto a menudo es ocasionado por enfermedad pulmonar. Los ejemplos abarcan: cácer pulmonar, infecciones pulmonares como neumonia y  tuberculosis, reacciones a fármacos y asbestosis.
Síntomas
       Dolor toracico, generalmente un dolor agudo que empeora con la tos o la respiración profunda
      Tos
       Fiebre
    Hipo
    Respiración rapida
    Dificultad para respirar
Algunas veces no hay síntomas.
Signos y exámenes
Durante un examen físico, el médico ausculta los sonidos respiratorios del paciente con un estetoscopio y es posible que haga percusión en el pecho para escuchar la matidez.
Los siguientes exámenes ayudan a confirmar el diagnóstico:
        Radiografia de torax
   Analisis de liquido pleural (analizar el líquido bajo un microscopio para buscar bacterias, cantidad de proteína y presencia de células cancerosas)
   Toracocentesis (se extrae una muestra de líquido con una aguja insertada entre las costillas)
   Tomografia computarizada del torax
       Ecografía del tórax
Tratamiento
El tratamiento puede estar dirigido a extraer el líquido, prevenir que se vuelva a acumular o abordar la causa subyacente de la acumulación de dicho líquido.
La toracocentesis terapéutica se puede realizar si la acumulación de líquido es considerable y está causando presión, dificultad respiratoria u otros problemas respiratorios, como niveles bajos de oxígeno. La extracción del líquido permite que el pulmón se expanda, haciendo la respiración más fácil. Luego, el objetivo es el tratamiento de la causa subyacente del derrame.
Por ejemplo, los derrames pleurales causados por insuficiencia cardíaca congestiva se tratan con diuréticos y otros medicamentos que sirven para tratar la insuficiencia cardíaca. Los derrames pleurales causados por infección se tratan con los antibióticos apropiados. En personas con cáncer o infecciones, el derrame con frecuencia se trata utilizando una sonda pleural durante varios días para drenar el líquido. En algunos casos, se puede utilizar la quimioterapia, la radioterapia, la cirugía o la instilación del medicamento en el tórax para prevenir la reacumulación de líquido luego del drenado.
Expectativas (pronóstico)
El pronóstico esperado depende de la enfermedad subyacente.
Complicaciones
       Un pulmón rodeado de líquido en exceso durante mucho tiempo puede colapsar.
       El líquido pleural que resulta infectado se puede convertir en un absceso, llamado empiema, el cual requiere de un drenaje prolongado con una sonda pleural que se coloca dentro del líquido.
       El neumotorax (aire dentro de la cavidad torácica) puede ser una complicación del procedimiento de la toracocentesis.
Situaciones que requieren asistencia médica
Consulte con el médico si tiene síntomas de un derrame pleural.
Asimismo, llame al médico o acuda a la sala de urgencias si se presenta insuficiencia respiratoria o dificultad para respirar inmediatamente después de la toracocentesis.
Nombres alternativos
Líquido en el tórax; Líquido pleural; Líquido en el pulmón

9.      BRONQUIECTASIA
Es la destrucción y ensanchamiento de las vías respiratorias mayores.
       Si la afección está presente al nacer, se denomina bronquiectasia congénita.
       Si se desarrolla posteriormente en la vida, se denomina bronquiectasia adquirida
Causas, incidencia y factores de riesgo
La bronquiectasia se suele producir por la inflamación recurrente o la infección de las vías respiratorias. Con mayor frecuencia, comienza en la infancia como complicación de una infección o la inhalacion de un cueepo  extraño.
La fibrosis quistica ocasiona aproximadamente la mitad de todas las bronquiectasias en los Estados Unidos. Algunos de los factores para esta enfermedad son: las infecciones pulmonares graves y recurrentes (neumonía, tuberculosis, infecciones micóticas), las defensas pulmonares anormales y la obstrucción de las vías respiratorias por un cuerpo extraño o un tumor.
La afección también puede ser causada por la inhalación rutinaria de partículas de alimentos al comer.
Síntomas
Los síntomas, a menudo, se desarrollan gradualmente y se pueden presentar meses o años después del hecho que causa la bronquiectasia.
Dichos síntomas pueden abarcar:
          Coloracion azulada de la piel
     Mal aliento
     Tos crónica con producción de grandes cantidades de esputo fétido
     Dedos de las manos en forma de palillo de tambor
     Expectoracion con sangre
     Tos que empeora al acostarse hacia un lado
     Fatiga
     Palidez
     Dificultad para respirar que empeora con el ejercicio
     Perdida de peso
     Sibilancias
Signos y exámenes
Al auscultar el tórax con un estetoscopio, el médico puede percibir unos pequeños chasquidos, crepitaciones, burbujeo, sibilancias, cascabeleo u otros ruidos, usualmente en los lóbulos inferiores de los pulmones.
Los exámenes pueden ser:
       Prueba de precipitina para aspergilosis (para verificar si hay signos del hongo de la aspergilosis) 
•    Radiografia del torax
   Tomografia computarizada del torax
   Cultivo de esputo
   Conteo sanguineo completo (CSC)
    Prueba cutanea de PPD 
   Electroforesis de inmunoglobulina en suero
   Prueba del sudor u otras pruebas para fibrosis quistica
Tratamiento
El tratamiento está encaminado a controlar las infecciones y las secreciones bronquiales, aliviar la obstruccion de las vias respiratorias y prevenir complicaciones.
Parte de la rutina en este tratamiento es el drenaje diario y regular para eliminar las secreciones bronquiales. Un terapeuta respiratorio puede enseñarle al paciente ejercicios para la expectoración que le pueden ayudar.
Por lo general, se prescriben antibióticos, broncodilatadores y expectorantes para las infecciones.
Se puede necesitar cirugía paraextirpar el pulmon si los medicamentos no funcionan o si el paciente presenta un sangrado profuso.
Expectativas (pronóstico)
Con tratamiento, la mayoría de las personas pueden llevar vidas normales sin mayor discapacidad.
Complicaciones
      Cor pulmonale
       Expectoración con sangre
       Niveles bajos de oxígeno (en casos graves)
      Neumonia recurrente
Situaciones que requieren asistencia médica
Consulte con el médico si:
       El dolor toracico o la insuficiencia respiratoria empeora
       Hay un cambio en la cantidad o color de la flema que se expectora o ésta sale con sangre
       Otros síntomas empeoran o no mejoran con el tratamiento
Prevención
El tratamiento oportuno de las infecciones pulmonares puede reducir el riesgo.
Las vacunas de la niñez y la vacuna antigripal anual ayudan a reducir la probabilidad de contraer algunas infecciones. Asimismo, evitar las infecciones de las vias respiratorias altas, el tabaquismo y la contaminación pueden disminuir el riesgo de infección.
Nombres alternativos
Bronquiectasia adquirida; Bronquiectasia congénita

10.  BRONQUITIS
Es la inflamación de las principales vías aéreas hacia los pulmones. La bronquitis puede ser de corta duración (aguda) o crónica, es decir, que dura por mucho tiempo y a menudo reaparece.
Causas
La bronquitis aguda generalmente sigue a una infección respiratoria viral. Al principio, afecta la nariz, los senos paranasales y la garganta y luego se propaga hacia los pulmones. Algunas veces, uno puede contraer otra infección bacteriana (secundaria) en las vías respiratorias. Esto significa que, además de los virus, las bacterias infectan las vías respiratorias.
Las personas en riesgo de bronquitis aguda abarcan:
       Ancianos, bebés y niños pequeños
       Personas con cardiopatía o neumopatía
       Fumadores
La bronquitis crónica es una afección prolongada. Las personas tienen tos que produce moco excesivo. Para hacer el diagnóstico de bronquitis crónica, uno tiene que tener una tos con moco la mayoría de los días del mes durante por lo menos 3 meses.
La bronquitis crónica es un tipo de enfermedad pulmonar obstructiva cronica o su abreviación a EPOC. (El enfisema es otro tipo de EPOC.)
Las siguientes cosas pueden empeorar la bronquitis:
       La contaminación atmosférica
       Las alergias
       Ciertas ocupaciones (como la extracción de carbón, la fabricación de textiles o la manipulación de granos)
       Las infecciones
Síntomas
Los síntomas de cualquier tipo de bronquitis son, entre otros:
       Molestia en el pecho
       Tos que produce moco. Si es de color verde amarillento, es más probable que se tenga una infección bacteriana.
   Fatiga
    Fiebre, usualmente baja  
   Dificultad respiratoria agravada por el esfuerzo o una actividad leve
      Sibilancias
Incluso después de que la bronquitis aguda se haya resuelto, se puede presentar una tos seca y molesta que se prolonga por varias semanas.
Los síntomas adicionales de la bronquitis crónica son, entre otros:
       Inflamación de tobillos, pies y piernas
       Coloracion azulada de los labios debido a los bajos niveles de oxígeno
       Infecciones respiratorias frecuentes, tales como resfriados y gripe
Pruebas y exámenes
El médico auscultará los pulmones con un estetoscopio. Se pueden escuchar ruidos en los pulmones llamados estertores u otros ruidos respiratorios anormales.
       Radiografia de torax
       Las pruebas de la funcion pulmonar suministran información útil para elaborar el diagnóstico y el pronóstico.
       Una oximetría de pulso ayuda a determinar la cantidad de oxígeno en la sangre. Este examen rápido e indoloro utiliza un dispositivo que se coloca en el dedo de la mano. La gasometria arterial es una medida más exacta de los niveles de oxígeno y dióxido de carbono, pero requiere una punción con aguja y es más dolorosa.
      Se pueden tomar muestras de esputo para verificar si hay signos de inflamación o infección bacteriana.
Tratamiento
NO se necesitan antibióticos para la bronquitis aguda causada por un virus. La infección generalmente desaparece por sí sola al cabo de una semana. Tome las siguientes medidas para lograr algún alivio:
       NO fume
       Tome mucho líquido
       Descanse
       Tome ácido acetilsalicílico (aspirin) o paracetamol (Tylenol) si presenta fiebre. El primero NO se le debe administrar a los niños
       Utilice un humidificador o vapor en el baño
Si los síntomas no mejoran, el médico le puede recetar un inhalador para abrir las vías respiratorias si tiene sibilancias. Si el médico cree que usted tiene una infección bacteriana secundaria, le puede recetar antibióticos. La mayoría de las veces, los antibióticos no se necesitan ni se recomiendan.
En el caso de cualquier bronquitis, la medida más importante que uno puede tomar es DEJAR de fumar. Si la bronquitis se detecta de manera oportuna, se puede prevenir el daño a los pulmones.
Pronóstico
En el caso de la bronquitis aguda, los síntomas generalmente desaparecen en un período de 7 a 10 días si uno no presenta un trastorno pulmonar subyacente; sin embargo, una tos seca y molesta se puede prolongar por muchos meses.
La probabilidad de recuperación es baja en las personas con bronquitis crónica avanzada. El diagnóstico y tratamiento oportunos, junto con el hecho de dejar de fumar, mejoran significativamente la posibilidad de un buen pronóstico.
Posibles complicaciones
La neumonía se puede desarrollar ya sea por la bronquitis crónica o aguda. Si uno tiene bronquitis crónica, tiene mayor probabilidad de desarrollar infecciones recurrentes de las vías respiratorias. También puede desarrollar:
       Enfisema
       Insuficiencia cardíaca derecha o cor pulmonale
       Hipertensión pulmonar
Cuándo contactar a un profesional médico
Consulte con el médico si:
       Presenta tos la mayoría de los días o tiene una tos que reaparece frecuentemente.
       Está expectorando sangre.
       Tiene fiebre alta o escalofrío con temblores.
       Tiene fiebre baja durante 3 o más días.
       Presenta moco espeso y de color verdoso, especialmente si tiene mal olor.
       Presenta dificultad para respirar o dolor torácico.
       Sufre una enfermedad crónica subyacente, como cardiopatía o neumopatía.
Prevención
       NO fume.
       Hágase aplicar la vacuna antigripal y antineumocócica según las indicaciones de su médico.
       Disminuya la exposición al aire contaminado.
       Lávese las manos (y las de los niños) frecuentemente para evitar la propagación de virus y otras infecciones.
Nombres alternativos
Inflamación de los bronquios, Bronquitis aguda


11.  TROMBOEMBOLIA PULMONAR
Definición
Es la obstrucción de una arteria en los pulmones ya sea por grasa, aire, tejido tumoral o coágulo sanguíneo.
Causas, incidencia y factores de riesgo
Los émbolos pulmonares son bloqueos de los vasos sanguíneos de los pulmones (vasos pulmonares). Con mayor frecuencia son causados por coágulos de las venas, especialmente de las piernas o de la pelvis (cadera) y con menos frecuencia la obstrucción se puede presentar por burbujas de aire, gotitas de grasa, líquido amniótico o grupos de parásitos o células tumorales en los vasos pulmonares.
La causa más común de una embolia pulmonar es un coágulo sanguíneo en las venas de las piernas llamado trombosis venosa profunda (TVP) y muchas se resuelven por sí mismas, aunque algunas pueden producir enfermedades severas o incluso la muerte.

Los factores de riesgo incluyen los siguientes:
Inactividad o reposo prolongado en cama (incluyendo viajes largos en aviones, carros o trenes)
Uso de anticonceptivos orales
Cirugía (especialmente cirugía pélvica)
Dar a luz
Trauma masivo
Quemaduras
Cáncer
Accidente cerebrovascular
Ataque cardíaco
Cirugía del corazón
Fracturas de la cadera o el fémur
Las personas con ciertos transtornos de la coagulación también pueden presentar un riesgo mayor.

Síntomas

Es importante notar que los síntomas de una embolia pulmonar pueden ser vagos o pueden semejarse a los síntomas asociados con otras enfermedades.

Tos: que se inicia súbitamente que puede producir esputo con sangre (cantidades significativas de sangre visible o esputo ligeramente sanguinolento)
Dificultad respiratoria que comienza súbitamente en reposo o con el ejercicio
Rigidez de las costillas con la respiración (ej. doblándose o tomándose el pecho)
Dolor torácico: debajo del esternón o en un lado especialmente agudo o punzante, también puede ser con ardor, agudo o sordo, sensación de pesadez puede empeorar al respirar profundamente, al toser, al comer, al inclinarse o al agacharse
Aumento de la frecuencia respiratoria
Frecuencia cardíaca rápida (taquicardia)
Otros síntomas que pueden estar asociados con esta enfermedad son:
Sibilancias
Piel húmeda (pegajosa)
Piel cianótica
Aleteo nasal
Dolor pélvico
Dolor de pierna, en una o en ambas
Edema en las piernas (extremidades inferiores)
Protuberancia que puede ser dolorosa y está asociada con una vena cercana a la superficie del cuerpo (vena superficial)
Presión sanguínea baja
Pulso débil o ausente
Mareo
Desmayo
Vértigo
Sudoración
Ansiedad

Signos y exámenes

Los exámenes para evaluar el funcionamiento de los pulmones son:
Gasometría arterial
Oximetría del pulso
Los exámenes para detectar la ubicación y extensión de la embolia son:
Radiografía de tórax
Examen de ventilación/perfusión pulmonar
Angiografía pulmonar
Los exámenes para detectar TVP (una causa común) son:
Examen de ultrasonido Doppler de una extremidad, estudios de flujo sanguíneo
Venografía de las piernas
Pletismografía de las piernas
Un ECG (electrocardiograma) puede mostrar anomalías causadas por tensión en el corazón.
Esta enfermedad puede también alterar los resultados de los siguientes exámenes:
Ecocardiograma
Nivel D-dimer
TC de tórax
IRM del tórax

Tratamiento
Se requiere tratamiento y hospitalización de emergencia. En casos de embolia pulmonar grave, potencialmente mortal, el tratamiento definitivo consiste en disolver el coágulo por medio de terapia trombolítica. La terapia anticoagulante evita la formación de más coágulos y permite que el cuerpo reabsorba los coágulos existentes más rápidamente.
La terapia trombolítica (medicamento para disolver el coágulo) comprende estreptoquinasa, uroquinasa o APT (activador del plasminógeno tisular). La terapia anticoagulante (medicación para prevenir el coágulo) consiste inicialmente en la administración de heparina por medio de infusión intravenosa y luego warfarina por vía oral (Coumarina). En muchas circunstancias se sustituye la heparina subcutánea de bajo peso molecular por heparina intravenosa.
En los pacientes que no pueden tolerar la terapia de anticoagulación, se puede colocar un filtro de la vena cava inferior (filtro VCI). Este dispositivo, que se ubica en la principal vena central del abdomen, está diseñado para bloquear grandes coágulos que viajan hacia los vasos pulmonares. Se puede requerir la oxigenoterapia para mantener las concentraciones normales de oxígeno.
Algunas veces, se recomienda la cirugía en pacientes con gran riesgo de embolia recurrente.

Expectativas (pronóstico)
Es difícil predecir lo que pasará con el paciente en el futuro. A menudo, el pronóstico se relaciona con la enfermedad que ha puesto a la persona en riesgo de embolia pulmonar (por ejemplo, cáncer, cirugía mayor, trauma, etc.) En casos de embolia pulmonar grave, en los que se presenta shock e insuficiencia cardíaca, la tasa de mortalidad puede ser mayor del 50%.

Complicaciones
Palpitaciones
Insuficiencia cardíaca o shock
Dificultad intensa para respirar
Muerte súbita
Hemorragia (por lo general una complicación de la terapia trombolítica o de anticoagulación)Hipertensión pulmonar con embolia pulmonar recurrente

Situaciones que requieren asistencia médica
Se debe buscar asistencia médica o acudir al servicio de emergencia si se presentan síntomas de embolia pulmonar.

Prevención
La prevención de la trombosis venosa profunda (TVP) entre los pacientes que están en riesgo es muy importante. El caminar y entrar en actividad, tan pronto como sea posible, después de una cirugía o durante una condición médica prolongada puede reducir el riesgo de desarrollar embolia pulmonar. La terapia con heparina subcutánea (bajas dosis de heparina inyectadas debajo de la piel) se puede emplear en aquellas personas que han tenido un reposo prolongado en cama. Otras medidas de prevención incluyen el uso de medias de compresión (medias elásticas que se ajustan alrededor de las piernas y ayudan a la circulación de la sangre).